×
Did you know you can save your preferences across all your digital devices and platforms simply by creating a profile? Would you like to get started?
Not right now
No, never ask again
  • La palabra del jugador: Camilo Aguado

    El colombiano, que actualmente reside en La Florida, este año cuenta con condiciones en PGA TOUR Latinoamérica y en el Forme Tour

  • Camilo Aguado se hizo profesional en 2018 luego de disputar el Latin America Amateur Championship 2018, evento que se disputó en Chile. (Media/PGA TOUR)
    Camilo Aguado se hizo profesional en 2018 luego de disputar el Latin America Amateur Championship 2018, evento que se disputó en Chile. (Media/PGA TOUR)
  • In This Article
  • Camilo Aguado ha demostrado ser uno de los jugadores latinoamericanos más consistentes de los últimos dos años en PGA TOUR Latinoamérica, donde actualmente ocupa el puesto 19 del Listado de Puntos. Su gran nivel también se vio reflejado en uno de los Torneos de Clasificación del Forme Tour donde ganó de punta a punta. Un jugador que nació en Colombia, creció en México y ahora vive en Estados Unidos nos cuenta en primera persona cómo ha sido su vida dentro de los campos de golf.

    Soy colombiano pero viví muchos años en Venezuela y México. En el 2001 la empresa para la que trabaja mi papá decidió trasladarlo a Venezuela y vivimos allí por cinco años hasta que empezaron los problemas de gobierno en ese país. En 2005 mi papá pidió un nuevo traslado y lo ubicaron en España pero por temas familiares no pudimos ir con él. Fue un año en el que mi papá nos visitaba por lapsos de dos semanas hasta que finalmente se abrió una posibilidad de irnos a México. Sin pensarlo mucho, él y mi mamá decidieron que nos radicaríamos en México.

    Mi país es Colombia pero le debo mucho a México. En mi familia siempre se han mantenido las costumbres colombianas. La comida y algunas tradiciones como la navidad se celebran al estilo colombiano. Es mi país y lo representaría en cualquier competencia. A pesar de lo anterior, mi vida la forjé en México. La estabilidad de mi familia se logró en México y le debo mucho a ese país. Le estaré eternamente agradecido por todo lo que nos dio a mis papás y a mi hermano y obviamente a mi.

    Empecé a jugar golf a los 15 años. Mi mamá iba a un centro comercial en Ciudad de México y para que yo no me aburriera mientras ella hacia las compras me dejaba practicando en un Driving Range que tenían allá. Así empezó mi gusto por este deporte.

    Después de que empecé a jugar mi papá y mi hermano se animaron. Mi papá lo hacía ocasionalmente con amigos en Bogotá. Luego de tener algunos problemas físicos que le impedían jugar fútbol y otros deportes empezó a jugar golf más seguido. Por su parte, mi hermano al ver que yo jugaba se empezó a interesar y hoy en día tiene un hándicap de siete u ocho. Es muy divertido saber que los tres jugamos y podemos compartir una que otra buena ronda de golf.

    file
    Camilo junto a sus padres, Germán y Lina y su hermano Daniel. (Cortesía Camilo Aguado)

    Por medio de un amigo logré hacérseme socio de un club en México. A diferencia de muchos, el primer socio de un club de golf no fue ni mi papá ni mi mamá. Yo tenía un amigo muy cercano y su papá era el presidente del Club de Golf Chiluca. Yo le pedí el favor de que me hiciera socio para poder practicar y ahí empecé a competir y a mejorar mi nivel de juego.

    Jugué la Copa Los Andes dos veces. En 2015 se celebró en Quito y fuimos campeones. En ese equipo estaban Nicolás Echavarría, dos veces ganador en PGA TOUR Latinoamérica, Pablo Torres, Santiago Gómez y Mateo Gómez, quien hoy en día es el caddie de Juan Sebastián Muñoz. La otra vez que jugué este torneo fue en Bolivia y terminamos terceros. ¡Fue una gran experiencia!

    Siento que mi logró más importante no fue la Copa Los Andes. Como era un torneo por equipos no lo considero logro mío completamente. Mi mayor logro creería que fue cuando estuve cerca de ganar el Canadian Amateur Championship de 2017. Ese torneo lo ganó Zach Bauchou y segundo quedó Shintaro Ban. Quedé a cuatro golpes, pero creo que jugué en un gran nivel los cuatro días.

    Escoger universidad fue un proceso complicado. Como empecé a jugar golf tan tarde no tenía una carrera amateur destacable. A los 18 años no había jugado una cantidad de torneos internacionales que me hicieran acreedor a una beca universitaria en Estados Unidos. Sin embargo, tenía un amigo que asistía a Jacksonville State University y él empezó a ver que mi nivel era bueno. De hecho, en un torneo en México le gané por cuatro golpes y en ese momento él supo que yo estaba preparado para jugar golf universitario. Habló con el coach de la universidad y así fue como me contactaron.

    Me encantó desde el principio Jacksonville State. Después de una serie de llamadas con el coach decidí visitarla y me encantó. El clima es ideal, es un lugar lindo y siempre supe que iba a poder jugar en el equipo de golf. Llegué en 2013 y ha sido una de las grandes decisiones de mi vida.

    file
    Camilo en la foto oficial del equipo de golf de Jacksonville State University. (Cortesía: Camilo Aguado)

    Decidí hacerme profesional en febrero de 2018. Cuando terminé la universidad en 2017 mi plan era jugar el LAAC en Chile y el Mundial de Golf Amateur en Irlanda durante el primer semestre de 2018. Aquellos que no han podido jugar el LAAC no me van a entender, pero es un torneo tan bien organizado que te hacen sentir como profesional por una semana. Ruedas de prensa, áreas de práctica de primer nivel y un campo con una preparación única, son cosas que solo encuentras en torneos profesionales. Yo estuve muy cerca de ganarlo y luego de esa semana sentí que en ningún otro torneo como amateur iba a volver a tener todas esas emociones. Esa serie de sentimientos me llevaron a tomar la decisión antes de tiempo.

    En México empecé mi carrera profesional. Luego de tomar la decisión de volverme profesional, revisé el calendario y sabía que en México la Gira Profesional estaba tomando fuerza. Ya había jugado un par de torneos como amateur y en uno había terminado segundo. Era un lugar ideal para mostrar mis habilidades. Debuté en Acapulco y terminé top-15.

    México y Colombia también han marcado mi carrera profesional. A los dos meses de mi debut logré mi primera victoria profesional en San Miguel de Allende ganando por un golpe. Fue un sueño hecho realidad. Algo por lo que siempre trabajas. Luego en 2019 voy a Colombia y gano el Campeonato Nacional de Profesionales en el Club Campestre La Sabana. El último día jugué un gran golf y le gané por cuatro golpes al profesional del club, Jaime Clavijo.

    file
    Camilo cuenta con dos victorias como profesional. Una en San Miguel de Allende, México y la otra en Bogotá, Colombia. (Cortesía: Camilo Aguado)

    Mi primer evento de PGA TOUR Latinoamérica fue en San Luis Potosí. Aunque aún no tenía mi tarjeta de miembro debuté en ese evento de la temporada 2018 y quedé top-10. De ahí logré meterme en el field del Abierto de Chile y terminé top-20. Ese mismo año jugué la final de la Dev Series en Malinalco y logré el objetivo de meterme definitivamente en el Tour.

    Jugar el PGA TOUR Latinoamérica fue una decisión sencilla. Mi experiencia en Latinoamérica como amateur fue muy positiva. Creo que además de jugar bien debes sentirte cómodo en los lugares que visitas. Latinoamérica es mi región, conozco los jugadores y a los países que visitamos generalmente tengo a dónde llegar. Me siento feliz de jugar en este Tour y espero graduarme de aquí lo más rápido posible.

    Tengo muy buenos amigos en el Tour. Suelo viajar con Jaime López Rivarola o con Luis Fernando Barco. Con los colombianos también suelo compartir en los viajes. Me he quedado con Juan Pablo Luna y con Iván Camilo Ramírez. Tenemos una muy buena relación. Aunque con los mexicanos no suelo quedarme, sí una que otra vez cenamos juntos.

    Rio Hondo Golf Club
    Entre 2018 y 2021, Camilo Aguado ha disputado 22 torneos en PGA TOUR Latinoamérica. Ha superado 15 cortes y ha conseguido siete top-10s. (Media/PGA TOUR)

    Vivo en Miami desde el año pasado. La pandemia del COVID-19 aceleró mi decisión de mudarme a Estados Unidos. Los primeros meses estuve en México sin mucho que hacer y al ver que poco a poco las cosas se iban reactivando en La Florida llamé a un primo para ver si me recibía. Desde junio de 2020 vivo acá y creo que ha sido una buena decisión. He podido volver a entrenar y lo más importante… he podido volver a competir.

    Hernán Rey es ahora mi coach. Al venirme para Estados Unidos empecé a tomar clases con él y de entrada sentí que era la persona indicada para mejorar mi juego. Probé suerte en el LOCALiQ Series y todo lo que trabajé con él dio resultados. Tuve buenos torneos. Hernán me ha ayudado a solucionar cosas que pensé que me iban a tomar más tiempo. Su visión del juego desde la perspectiva de jugador ha sido clave para elevar mi nivel.

    Ser medallista de un Torneo de Clasificación del Forme Tour fue una recompensa más al trabajo que estoy haciendo. The Club at Weston Hills es un lugar que me gusta mucho y más porque allí me fue bien jugado el LOCALiQ Series. Cuando llegué para la Clasificación al Forme Tour nos dijeron que íbamos a jugar el otro campo del club y pensé que no me iba a ir tan bien como me fue en el verano. La ronda de práctica la hice con Raúl Pereda y Juan José Guerra. Me sentí muy bien, inclusive superando mis propias expectativas. En la primera ronda logré romper mi récord personal y lo fijé en 10-bajo par. Los siguientes días apliqué lo que me había dicho Hernán de seguir apretando el acelerador. No bajé el ritmo y logré lo que quería, ganar con una buena ventaja.

    Tener tarjeta en ambos Tours es clave en estos momentos. Dadas las circunstancias del mundo en el que no sabemos que pasará la próxima semana, tener la posibilidad de jugar tanto en Latinoamérica y en Estados Unidos es importantísimo. Quiero terminar bien la temporada de PGA TOUR Latinoamérica para enfocarme en los torneos del Forme Tour. Dos posibilidades en un mismo año de llegar al Korn Ferry Tour es algo que no puedo desaprovechar.