×
To watch in a smaller size, scroll down while your video is playing.
Did you know you can save your preferences across all your digital devices and platforms simply by creating a profile? Would you like to get started?
Not right now
No, never ask again
  • Tommi y Helena, dos factores claves en el triunfo de Hakula

  • Toni Hakula tuvo durante el Bupa Match Play un caddie especial. Su padre lo acompañó en su primer triunfo en PGA TOUR Latinoamérica. (Enrique Berardi/PGA TOUR)
    Toni Hakula tuvo durante el Bupa Match Play un caddie especial. Su padre lo acompañó en su primer triunfo en PGA TOUR Latinoamérica. (Enrique Berardi/PGA TOUR)
  • In This Article

    0
    COMMENTS
  • RIVIERA MAYA, México – La semana del Bupa Match Play puede ser considerada, sin mayores discusiones, una de las más difíciles que tienen los caddies de PGA TOUR Latinoamérica. Si tu jugador está jugando bien y no deja de avanzar a través del cuadro, las caminatas por el campo se hacen cada día más largas y llevar una pesada bolsa de palos en tu hombro empieza a convertirse en una pequeña maratón, y más si estás debajo el intenso sol que por estos días ilumina la península de Yucatán en México.

    El caddie de Toni Hakula se ocupó de él en su primer match del jueves, en su segundo match del viernes, en los dos matches del sábado y por último en los dos matches del domingo. Sin lugar a duda, aspectos como el calor, la humedad y el viento en un campo bastante montañoso le pasaron una factura de agotamiento. Se notó en su rostro el domingo por la tarde. A pesar de eso, el menisco de su rodilla izquierda aguantó el trabajo.

    El domingo, después de la victoria de Hakula en la edición inaugural del evento, su caddie, quien estaba parado a un costado del green donde se llevó a cabo la ceremonia de premiación, le susurró a un conocido: “Estoy feliz, pero cansado”. Luego señaló a su esposa, quien también caminó los 93 hoyos de juego de Hakula, y mencionó cuán agotaba debía estar. Por último, el caddie reconoció a su jugador, quien estaba recibiendo, frente a una multitud, el trofeo y cheque que lo acreditaban como campeón. “Él es el más cansado de todos”.

    El caddie continuó sonriendo cuando de repente dijo: “Tengo que irme”. Un fotógrafo hacia señas al caddie y a su esposa para que se adelantaran. El fotógrafo quería una fotografía familiar de Tommi y Helena Hakula, junto a su hijo, Toni, el flamante campeón por primera vez en PGA TOUR Latinoamérica.

    Durante gran parte de la carrera profesional de Toni, su padre, Tommi, quien se jubiló a los 42 años luego de vender su compañía que fabricaba especias para alimentos, ha estado llevando su bolsa de palos por los campos de golf cada vez que es requerido. Tommi llegó a Estados Unidos para asistir a la Universidad de Texas, y pronto, papá y mamá llevaron a su hijo, esta vez, estableciéndose en Orlando, Florida. La familia dejó atrás las bajas temperaturas de Espoo, Finlandia.

    HakulaCaddie_2

    Mientras Tommi caminó esta semana el campo del Iberostar Playa Paraíso Golf Club tuvo un puesto de privilegio, uno que buscaría cualquier padre que quiere ver a su hijo jugar un torneo de esta categoría. Tommi estaba radiante cuando Toni ganó el match para el campeonato frente a su rival de turno, el argentino Sebastián Saavedra, por un marcador de 7&6. Esa victoria le permitiría levantar el trofeo en su decimonovena presentación en PGA TOUR Latinoamérica.

    Toni y Tommi, jugador y caddie, se abrazaron en el green de 12 una vez terminó el match final. “Estoy muy feliz. No tengo palabras. Es sencillamente increíble. Sé cuántos años lleva practicando y trabajando para algo como esto”, afirmó Tommi. “Esta ha sido de lejos su mejor victoria. Espero que no sea la última. Este es un buen paso hacia adfelante y espero que el próximo año esté en el Web.com Tour”.

    Durante su semana de trabajo, Tommi admitió que es una de la pocas veces que no ha estado nervioso por ser el caddie de su hijo y eso solo ha sido gracias a Toni.

    “El jugó muy bien. Le pegó a la bola muy bien. Trató de jugar sin complicarse. Sencillamente buscó pegar al fairway y a partir siempre intentó llegar al green para tener buenas chances con el putt”, explicó Tommi. “Yo solo quería tener los palos y bolas limpias, el estaba con un buen humor. Le di algunas yardas y dejaba que el supiera dobde estaban las banderas”.

    “El calcula las yardas quizás el 80 por ciento del tiempo”, dijo Tommi sobre su hijo. “A veces ayudo con las yardas en los par-3 y en otras ocasiones en los par-5. Es un jugador muy independiente, por lo que mi trabajo es silencioso y con el objetivo de seguir el ritmo. No es tan difícil ser papá y caddie”.

    “Me encanta tenerlo en mi bolsa. Es más fácil y barato”, dijo Toni, sabiendo que el trabajo de la semana le salió por pocos dólares. “Ninguno de nosotros aquí es millonario. Siempre tratamos de reducir los costos de cualquier manera que podamos, así que es algo bueno. Otra ventaja es tener a alguien que conozcas en la bolsa”.

    Tommi y Helena han visto mucho golf últimamente. No solamente con Toni en la Universidad de Texas, también con su hermana menor, Anne. Tras su graduación ella empezó su propia carrera como profesional de golf. Actualmente, Anne compite en el National Women’s Golf Association, un minitour en la Florida.

    Olvidando por un momento que es el caddie, Tommi Hakula se pone en su rol de padre y considera las trayectorias profesionales de sus dos hijos.

    “Piensas que tus hijos crecerán para convertirse en médicos o abogados. Bueno, tenemos niños que son golfistas”, sonríe y tras una pausa termina con un “Y no podría estar más orgulloso”.

Zurich Logo
Bupa Challenge